Janet Yellen, primera mujer a la cabeza de la Reserva Federal

 

janet yellen

Para quienes la apoyan, no hay nadie más calificado para el puesto, mientras que sus críticos creen que le falta capacidad para la gestión de crisis y la acusan de ser descuidada en política monetaria.

Pero, ¿quién es realmente la mujer que estará a cargo del emisor estadunidense?

En las sesiones de la FED, la hasta ahora vicepresidenta lee palabra por palabra de una hoja lo que quiere decir. Siempre hace los deberes y está preparada, aseguraron hace poco sus colaboradores al “Wall Street Journal”.

Es una descripción que se oye a menudo cuando se habla de Yellen, de 67 años y cabellos completamente canos, a quien Barack Obama quiere nombrar presidenta del banco central más importante del mundo: que se trata de alguien cauteloso pero perseverante, con un agudo intelecto. No es posible ganarle en los debates, porque sus argumentos son a prueba de bombas.

En las últimas semanas, desde que quedó como favorita para suceder a Ben Bernanke, se han escrito muchas cosas buenas de Janet Louise Yellen. Por ejemplo, que ya en 2007 alertó de la dimensión real de la burbuja inmobiliaria, antes que la mayoría de los economistas. Que sus decisiones se basan en hechos y no en la intuición y que pese a su estilo reservado tiene una inmensa capacidad de liderazgo con la necesaria dureza.

“Una mujer pequeña con un gran cociente intelectual”, se comenta sobre ella con respeto en Washington.

Cuando era joven se planteó la manera de ayudar a la gente utilizando la lógica, y por eso estudió economía, señalan sus biografías. Sin embargo, ella misma ha revelado poco de sí misma, y evita en lo posible hablar con los medios u otras apariciones públicas.

Su trayectoria habla por sí misma: Nació el 13 de agosto de 1946 en Brooklyn, Nueva York, se graduó en 1967 en la universidad con “summa cum laude” y en 1971 se doctoró por la Universidad de Yale.

Su primer empleo fue como profesora asistente en la prestigiosa Universidad de Harvard, pero ya en 1977 se pasó por primera vez a la Fed, en Washington. En la cafetería de la institución conoció a su marido, George Akerlof, ganador del Premio Nobel de Economía en 2001. Tras pasar un tiempo en Londres siguió con su carrera académica en California.

Uno de los resultados de sus investigaciones es que los mercados no siempre se regulan de manera eficiente, en contra de lo que piensan los liberales, y que se benefician de las regulaciones estatales. Por ello, Yellen está considerada hasta hoy como una persona con una distancia escéptica hacia Wall Street. Lo cual no impide que se oponga totalmente al desmantelamiento de grandes bancos u otras ideas típicas del ideario de izquierda.

En 1994, el entonces presidente Bill Clinton la nombró como parte del consejo de gobernadores de la Fed y en 1996 la designó como su principal asesora económica en la Casa Blanca. Tras su regreso a California, a la Universidad de Berkeley, en 2004 se convirtió en presidenta del banco central de San Francisco.

Aunque desde ese puesto reconoció muy pronto la amenaza de la crisis, hizo muy poco por evitarla, aseguran sus detractores. De ahí que pongan en duda su capacidad para actuar en casos de crisis, un requisito indispensable para dirigir la Fed.

En 2010, Obama la designó vicepresidenta de la Fed, como número dos después de Bernanke. Ella siempre ha apoyado la política de Bernanke de estimular la economía con la inyección de fondos, e incluso pidió intensificarla pese a los riesgos inflacionarios y de otro tipo para impulsar el débil mercado laboral. Si el Senado aprueba la candidatura, a partir de ahora será ella quien decida.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>