Estados Unidos cambia sus prioridades en Cuba

obama cuba

(Stratfor*).    El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aterrizó en Cuba el domingo 20, y dio inicio a una ronda de reuniones oficiales sobre cuestiones que podrían permitir avances inmediatos de los intereses de Estados Unidos en América Latina. Obama y el presidente cubano, Raúl Castro sentarán las bases para futuras transacciones económicas aflojando las restricciones de Estados Unidos sobre el comercio con Cuba. Las conversaciones de paz de Colombia y el deterioro de la economía de Venezuela, sin duda, estarán también en el orden del día. Después de todo, La Habana tiene alguna influencia sobre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el Gobierno de Venezuela.

Pese a la abrumadora cobertura mediática del viaje de Obama a Cuba, la primera de un presidente estadounidense en funciones desde 1928, se ha hablado poco sobre, por ejemplo, por qué la pequeña nación insular importa tanto a los Estados Unidos.

Está claro que Cuba siempre ha tenido importancia estratégica para la seguridad duradera de EE.UU. a largo plazo. Sin embargo, dadas las distracciones que Washington enfrenta en otras partes, la calma actual en amenazas directas a la parte continental de América del Norte le resta peso a esas preocupaciones estratégicas

Para Washington, la prominencia de Cuba proviene de su ubicación. Como isla relativamente grande a horcajadas del estrecho de la Florida, Cuba podría plausiblemente albergar una presencia militar capaz de ejercer influencia sobre las rutas de navegación de entrada y salida del Caribe. En la mirada estratégica de EE.UU., la capacidad de amenazar  la navegación en el Caribe equivale al poder de amenazar  las exportaciones de Estados Unidos a través del puerto de Nueva Orleans,lo  que a su vez podría crear un estrangulamiento económico en los Estados Unidos.

Esa es en parte el motivo por el cual Estados Unidos desafió a España en la Guerra Española-Americana de 1898, por temor a que un Reino Unido poderoso pudiera hacer pie en Cuba, por medios diplomáticos o militares. La isla podría haber sido utilizado entonces como una base británica para amenazar las exportaciones de Louisiana. Preocupaciones similares condujeron en parte a los Estados Unidos a ocupar Haití para controlar el Canal de la Mona. En consecuencia, la política exterior de EE.UU. a finales del siglo 19 y principios del 20 a menudo se enfocó en asegurar el Caribe y América Central, precisamente para evitar que ese tipo de amenazas se hicieran realidad.

Pero estas preocupaciones dejaron de ser hipótesis. En 1898, los Estados Unidos derrotaron cabalmente a España en Cuba, Puerto Rico, Guam y las Filipinas, con lo que Cuba quedó en la órbita política EE.UU.. Ese control se mantuvo hasta la Revolución cubana que llevó a Fidel Castro al poder en 1959. Bajo Castro, Cuba acogió misiles balísticos soviéticos. Fue la mayor aproximación de una presencia extranjera directamente amenazante a Estados Unidos en la historia reciente.

Pero cuando terminó la Guerra Fría se encogió  la importancia de Cuba para los Estados Unidos. Sin una potencia extranjera con capacidad de intervenir desde la isla de una manera amenazante, sólo temas de prioridad inferior, como el restablecimiento de lazos comerciales, serán de interés para los Estados Unidos en los próximos años.

Los avances tecnológicos han modificado el punto de vista estratégico de EE.UU. sobre Cuba y seguirán haciéndolo, especialmente en relación con el arrendamiento de la base naval de Guantánamo. Estados Unidos mantiene el control en virtud de un contrato de arrendamiento a largo plazo, después de haber establecido la base en un momento en que era necesario el control físico de este tipo de instalaciones para proyectar el poder naval y llevar a cabo de reconocimiento para detectar amenazas potenciales a la parte continental de EE.UU.

Pero la posesión de espacios físicos en la isla se ha tornado obsoleto con la instrumentación de una serie de tecnologías que permiten a los Estados Unidos ver más lejos y transmitir información de manera rápida – desde satélites de reconocimiento a señales de los aviones de inteligencia y reconocimiento a gran altitud. Aún así, la base de ninguna manera volverá a control cubano Cuba en el corto plazo ni tampoco empezará a discutirse ese tema por el momento.  Guantánamo sigue teniendo usos, aunque los que tiene sean de menor significación estratégica.  Es, por ejemplo, una plataforma de lanzamiento ideal para operaciones contra  el tráfico de personas y de narcóticos. .

Es precisamente debido a la relativa insignificancia de Cuba a los Estados Unidos que la visita presidencial pudo ocurrir, y que los esfuerzos de aproximación continuarán. Washington tiene pocas preocupaciones acuciantes en América Latina. Por el contrario, La Habana estaba en la cúspide de una crisis existencial. Con la situación política y económica en Venezuela – el mayor proveedor de fondos de Cuba – en constante deterioro, La Habana enfrentará un dilema en los próximos años. Por el acercamiento a los Estados Unidos, el gobierno de Castro tiene la intención de asegurar su supervivencia económica (y, en consecuencia, política). Incluso pequeñas aperturas en las transacciones comerciales y financieras probablemente ayudarán a la economía cubana.

La apertura de Cuba a los Estados Unidos se encuentra todavía en sus primeras etapas. Las discusiones en el corto plazo se centrarán en el levantamiento del embargo. Una cuestión, sin embargo, que dependerá del estado de ánimo político en los Estados Unidos. Una cosa está clara: para el gobierno de EE.UU., por el momento,  Cuba puede ser vista como un posible socio comercial, no ya como una gran amenaza para la seguridad.

* Centro de reflexión geopolítica Strategic Forecast (www.Stratfor.com), dedicado a los riesgos y la seguridad mundial, las relaciones estratégicas entre los países y los factores de poder de las naciones.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>