Retorno al mundo, gobernabilidad y peronismo

senado2

Por Jorge Raventos.    La visita de Barack Obama, la presentación del Ejecutivo estadounidense ante la Corte de apelaciones de Nueva York calificando el arreglo argentino con los holdouts como un asunto “de interés político” del estado norteamericano y la rotunda aprobación  del Congreso  argentino a las disposiciones que posibilitan dicho acuerdo son tres  hechos de la última semana que señalan la apertura de una nueva etapa política.

Volver al mundo

La presencia de Obama en el país y el tono más que cordial de  esa visita ratifican que Buenos Aires y Washington retoman una relación amistosa que se había afirmado en los años 90 del siglo pasado y que  se quebró catastróficamente en noviembre del 2005, cuando el gobierno de Néstor Kirchner, anfitrión de la Cumbre de las Américas de Mar del Plata, contribuyó decisivamente al hostigamiento chavista del  entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush.

Aquella circunstancia dio luz verde a un rumbo de paulatino aislamiento político del país, reforzado más tarde con el aislamiento financiero. La parábola se cerró con una performance de estancamiento económico, alta inflación, caída de la inversión y la productividad. Entretanto, el  eje chavista  en el que se pretendió encontrar  refugio  ante el aislamiento autoimpuesto se fue desarticulando vertiginosamente: Chavez murió, sus herederos  conducen la quiebra del régimen “bolivariano”, Raúl Castro celebra  la presencia en La Habana del  sucesor de Bush,  el boliv ano Evo Morales viene de perder el plebiscito en que se jugaba una nueva   reelección. Y la señora de Kirchner se ve obligada a contemplar en silencio (público) desde Santa Cruz  las consecuencias de la derrota electoral que sufrió su  divisa política, el Frente para la Victoria (reaparecerá en Buenos Aires dentro de dos semanas, para ser indagada por el juez Bonadío).

Obvio: que el  gobierno de Mauricio Macri  retome la línea abandonada después de los 90 no significa que repita puntualmente aquella política. Eso no es necesario ni plausible.  El denominador común de ambas etapas reside en  la necesidad de recuperar la  confianza internacional después de años  de hostilidad.

En los años 90 Estados Unidos emergía como el gran  triunfador de la guerra fría y el centro único e incontrastable de un sistema mundial que había perdido “la vereda de enfrente”.  Mantener una posición de “desalineamiento automático” como la que había prevalecido en Argentina (inclusive a través de gobiernos de orígenes e ideologías disímiles)  habría sido un suicidio.

Un cuarto de siglo más tarde Estados Unidos ha perdido peso relativo, aunque sigue siendo  hegemónico; ahora  debe asumir la presencia creciente de China  (socia y competidora) y admitir otros actores.  Aún así, para  la Argentina  y para toda la región la  amistad, las inversiones y la cooperación de Estados Unidos siguen siendo prioritarios.

Macri parece tener claro el paisaje y los objetivos: desde antes de asumir  señaló su decisión de reinsertar al país internacionalmente y hasta mencionó la constelación de sus prioridades en materia exterior: Estados Unidos, la Unión Europea, China, Brasil, Chile, los vecinos del Mercosur y de América Latina. La búsqueda de inversión externa  (Argentina hace más de tres años que ha quedado marginada  de la catarata de inversiones que bañó con decenas  de millones a nuestros socios y vecinos) y la apertura a asociaciones comerciales (conclusión del acuerdo con Unión Europea, ingreso al Pacto del Pacífico). El constructivo encuentro en Washington con el presidente chino Xi Jinping y la ratificación de los vínculos y proyectos con la República Popular son parte esencial de esa configuración.

Socios y competidores

Pero la jugada estratégica de esa estructura es la resolución del diferendo con los holdouts y está a punto de concretarse.

Hecho significativo:  que pueda llegarse a esa resolución no es un triunfo solitario  del oficialismo  (que no está en condiciones de vencer en soledad por la relación de fuerzas  legislativa), sino de  un nuevo consenso que, con  eje natural en el gobierno nacional, articula el hecho objetivo de que  la gobernabilidad  es una necesidad  compartida tanto por el  poder central como por los poderes provinciales y municipales.

Sobre esa plataforma de cogobernabilidad se apoya  la convergencia  que aprobó las leyes para solucionar el tema  holdouts , constituida por macristas, radicales, seguidores de la señora Carrió, renovadores de Sergio Masa, peronistas que ya no están en el Frente para la Victoria y peronistas que todavía siguen allí, socialistas, etc.

La oposición recalcitrante de quienes se envolvieron en la bandera K y bombardearon las leyes para impedir el acuerdo no puede seducir  al peronismo que tiene responsabilidades de  gobierno.

K,  de kamikaze

Frases como la del  ex intendente de La Matanza, Fernando Espinosa, advirtiendo que “si estalla  el Gran Buenos Aires vuela Macri” espantan a quienes tienen que gobernar.

Es obvio que Espinosa está desesperado, porque se empeña en mantenerse atado a la nave K, que está escorada y camino al naufragio.

Es cierto que Espinosa mantiene el cargo de presidente del PJ bonaerense (si bien lo obtuvo en otras circunstancias políticas y  probablemente lo agotará tan pronto el PJ, en las próximas semanas, sea intervenido). Pero sería  un error, en cualquier caso, identificar a Espinosa con “el peronismo”.  Mientras él alentaba a comprar fósforos, el peronismo hacía posible aprobar  las leyes que permitirán salir del default. Este hecho es más elocuente que el discurso de un ex intendente y candidato derrotado que sangra por la herida.

Decía Poincaré: “De una proposición en el indicativo no se deduce una conclusión en el imperativo”. Probablemente es cierta la premisa de Espinosa (que no es Baruj) según la cual “un conurbano incendiado hace saltar a Macri”. De esa observación  Espinosa (y los K ) extrae una consigna: exhortan a usar encendedores y cerillas a destajo. El peronismo (el que gobierna la mayoría de las provincias y municipios y el que sostiene a buena parte de senadores y diputados), que probablemente coincide en aquella premisa,  apuntala en cambio la gobernabilidad.

Los dilemas del gobierno

Sería un error de  apreciación ante lo que está a la vista atribuir la actitud de Espinosa al peronismo, como han hecho algunos publicistas próximos al oficialismo . Si el gobierno cayera en esa confusión, haría algo parecido a lo que ahora están haciendo los K: se aislaría políticamente y se volvería impotente. Pero parece claro que los estrategas del oficialismo no comen vidrio.

El arte que está forzado a practicar el gobierno reside en cumplir la tarea económica de bajar la inflación, incrementar la inversión y la productividad, vincularnos al mundo, etc. en las condiciones realmente existentes, es decir, con un peronismo que tiene amplia ventaja en el Senado, es primera minoría en Diputados,  cuenta con una legión de gobernadores e intendentes y mantiene en su constelación a la mayoría del gremialismo. De hecho, la mayoría de ese peronismo que facilitó la aprobación de la ley sobre los holdouts, simultáneamente le reclama medidas económicas e impositivas de corte social y tensa así una cuerda distinta de la negociación y las convergencias posibles.

Por supuesto, esto no agota las condiciones: también están la  opinión pública, la coalición electoral propia, la Iglesia,  las empresas, el mundo, la Justicia…Y la doctora Carrió, una aliada efervescente, que maneja  con astucia la dispensa de culpas y absoluciones.

La política es un arte combinatoria. Y cada combinación nueva reorganiza o desbarata alguna preexistente.

El peronismo no está  reflejado en Espinosa, ni en Máximo o Cristina Kirchner, sino más bien en  el comportamiento de Pichetto, Urtubey, Massa, Schiaretti, Rodríguez Saa…y hasta el vituperado gobernador  Insfran, que habló contra el acuerdo con los buitres pero mandó a sus senadores votar a favor.

¿Se allanan  todos ellos a apuntalar la gobernabilidad por interés propio, para clavarle más adelante una lanza a Cambiemos? Probablemente no se resignan a un Macri eterno ni a una larga era Cambiemos. Esto es política. El arte del gobierno  consistirá  en que la mejor (eventualmente la única) forma de que los opositores  busquen  el interés propio resida en sostener la gobernabilidad… Que hoy por  hoy está encarnada en Mauricio Macri.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>