La muerte de Ernst Nolte

 

Ernst Nolte<br />
Schmidt & Paetzel

El pasado 18 de agosto falleció a los 93 en Berlín el historiador Ernst Nolte. Una noticia que no tuvo el  eco que se merece

Probablemente la causa del silencio que se ha cernido sobre la muerte de Nolte no sea más que la continuación del silencio que se quiso  imponer sobre su obra.

Nolte se centró en un tema tabú: el carácter totalitario tanto del nacionalsocialismo como del comunismo, la matriz que los unifica. Su enfoque, sostenido en una documentada investigación,  quiebra la imagen fabricada que presenta el marxismo-leninismo y el nacionalsocialismo como fenómenos radicalmente opuestos.

Nolte mostró al nacionalsocialismo alemán como una reacción frente al bolchevismo comunista en el poder en Rusia desde 1917. Poco dispuesto a callarse ante la imposición de lo políticamente correcto, el historiador alemán explicó que es imposible entender a Hitler sin Stalin, ni Auschwitz sin el Gulag, y que lo que había ocurrido en Europa era una “guerra civil” entre dos versiones del totalitarismo. Así, Nolte quebraba el maniqueísmo oficial ganándose las iras de los “bienpensantes”.

La polémica en torno a su obra se convirtió en  gran disputa histórica de los años 80, la “Historikerstreit”. Acusado de querer relativizar la maldad del nacionalsocialismo, e incluso de negar la Shoa (una falsedad malintencionada), se convirtió en el objetivo a derribar, en el chivo expiatorio al que es legítimo y necesario agredir.

Fue el ilustrado Jürgen Habermas quien negó el debate y capitaneó el ataque contra Nolte, acusándolo de justificador del nazismo (algo que cualquiera que haya leído su obra con un mínimo de honestidad intelectual sabe que es un disparate). Algunos pasaron a la acción: Nolte fue atacado con un líquido corrosivo durante una conferencia en el antiguo Berlín Este: gracias a sus gafas no perdió la vista. Se le dejó de invitar a congresos académicos (en 1994 la fundación “Clásicos de Weimar” suspendió un congreso sobre “Judaísmo y Nietzsche” porque cinco profesores se negaron a sentarse en la misma mesa que Nolte) y en 1988 extremistas de izquierdas calcinaron su coche.

Y sin embargo, sus investigaciones, sus tesis, perduran. Activo hasta el final, nos deja una sugerente idea acerca del islamismo y la situación presente de Europa: Ernst Nolte afirmaba que “el islamismo debe de considerarse como el jacobinismo del siglo XXI” (Nolte veía en el jacobinismo el precedente de la guerra civil entre versiones del totalitarismo).

La obra de Nolte perdurará . La guerra civil europea (1917-1945), editado por el Fondo de Cultura Económica, y su intercambio epistolar con el historiador francés François Furet, recogido por Alianza Editorial en Fascismo y Comunismo, son dos clásicos de la historia del siglo XX. .

A continuación se reproduce aquí una entrevista exclusiva a Nolte producida en 2006 por Gennaro Grimolizzi y recién publicada por el medio italiano Il Dubbio en agosto, como homenaje ante su desaparición. La entrevista ofrece respuestas relevantes sobre la naturaleza de ciertos fenómenos históricos.

Profesor Nolte, en julio de 1936 comenzó la Guerra Civil española. ¿En qué medida contribuyó a la afirmación y fortalecimiento de totalitarismo en Europa?

En gran medida, aunque no de modo decisivo, debido a que los grandes totalitarismos ya se habían desarrollado. La guerra civil en España representó una oportunidad para el nazismo y el comunismo de mostrar toda su convicción -si desea hablar con complacencia-  y todo su fanatismo –si se quiers hablar críticamente- que ya habían desarrollado. En este sentido, la guerra civil española no representó una gran sorpresa.

El Papa Benedicto XVI ha protagonizado dos visitas importantes. Una, a una sinagoga en Colonia en 2005 y otra en mayo de 2006, a Auschwitz. ¿Qué significado tienen?

Es un tema delicado. Las dos visitas pueden ser considerados como el fin de un conflicto en gran medida político entre judíos y cristianos. Hay que destacar que la relación entre judaísmo y cristianismo es dialéctica y ambivalente, que se caracteriza por el respeto a la religión más antigua: el judaísmo. Si las autocríticas de los cristianos se dirigen a hechos contingentes -los pecados por ejemplo, de personas individuales o grupos-, de acuerdo. Pero si desembocan, por ejemplo, en una acentuación exclusiva del monoteísmo y en un rechazo tácito del Dios trinitario, entonces se podría hablar de un “judaización” de la cristiandad. Estoy seguro de que todos los que trabajan por la reconciliación son conscientes de los posibles resultados.

En Auschwitz Benedicto XVI se preguntaba sobre el silencio divina frente al exterminio de los Judios

Esta es una pregunta de muchos judíos. Algunos consideran que Dios no existe, porque, de existir,  no hubiera estado en silencio en Auschwitz. Todo depende de si se acepta el nombre de “pueblo elegido”, que supone la existencia de Dios o si se niega a Dios, si se es ateo, como gran parte del sionismo; en ese caso, lo de “pueblo elegido” tiene otro significado que podría ser peligroso .

En su libro Controversias, usted afirma que “tragedia” y “grandeza” han caracterizado el siglo XX. ¿leparece que estos dos elementos también están marcando el comienzo del siglo XXI?

No he hablado en general de la grandeza y la tragedia del siglo XX, sino de la “grandeza y la tragedia” del bolchevismo,  de la que surgió una nueva versión de “grandeza y la tragedia” que es la que se puede atribuir al nacional- socialismo. También atribuí estas características, en una tercera versión, al sionismo. Hablar de  grandeza y tragedia en relación con fenómenos del comienzo del siglo XXI, sin embargo, es un asunto complicado.

Cuando hablan de algunos líderes  que surgen en la escena política internacional algunos comentaristas utilizan, para hacer comparaciones, a personajes del pasado, como Hitler, Stalin y Mussolini. ¿Qué opina sobre eso?

“No creo que Stalin sea estigmatizado  por la comparación con Hitler y viceversa. Hubo, sin duda, un a relación intelectual esencial entre ambos y entre los dos movimientos, el comunismo y el nazismo. Siempre he hecho hincapié en este aspecto. Pero estos modelos ya no tienen vigencia ahora.

Beirut se encuentra sometida a bombardeos constantes.¿Los ataques aéreos de Israel representan una respuesta proporcionada a las acciones terroristas de Hezbolá?

A menudo sugiero una comparación: pensar en los episodios de la guerra de guerrillas entre la India y Pakistán por la disputada región de Cachemira. Allí a menudo  hay incidentes de violencia. ¿La India o Pakistán harían a su adversario lo que está haciendo Israel a Líbano?

¿Son peligrosas ciertas posiciones antisionistas que están surgiendo en el mundo islámico?

El estado sionista siempre ha sido comparado por  el Islam con los estados cruzados. Sin duda, el estado sionista fue creado con diferentes métodos, empezando por el financiero. Hay una explicación. Que un musulmán  se oponga al estado sionista –no a  Israel- es absolutamente natural. La reconciliación, la convivencia pacífica entre  judíos y musulmanes debería ser posible, pero no va a ser amistad, no será una verdadera reconciliación. Creo que va a seguir siendo enemigos, pero espero que no s enemigos-combatientes con armas.

La resistencia conservadora-revolucionaria del Tercer Mundo, representada principalmente por el Islam, y la globalización, ¿son dos “fuerzas” que se oponen a como lo hicieron en el siglo XX el nazismo y el comunismo?

No de la misma manera. Tampoco  comunismo y  nazismo  se oponían a la globalización de la misma manera en el siglo XX. Por el contrario, el comunismo se consideraba una fuerza de la globalización. Estaba en contra de la globalización capitalista. Pero ahora se da por sentado que la globalización  es solamente capitalista. No conozco otra globalización, pero aunque el Islam está en contra de la globalización comercial o americana, no está en contra de una globalización dedicada a unir al mundo bajo el emblema del Islam. El Islam es una potencia mundial y quiere serlo.

 

Dejar una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>