Macri, entre el drama del San Juan y la suerte de los acuerdos