Trump, Bolsonaro y los evangélicos

 trump bolsonaro
 Por Pascual Albanese.   El vertiginoso avance en América Latina de una combativa corriente evangélica de raíces conservadoras, potenciado con el ingreso de Donald Trump a la Casa Blanca y el ascenso de Jair Bolsonaro a la presidencia de Brasil, contribuye a consolidar una alianza estratégica entre Washington y Brasilia, orientada a establecer un nuevo eje hegemónico en el Cono Sur americano.

“The Family”, una popular serie de la plataforma de streaming Nexflix, ilustró ya sobre la influencia de una cofradía religiosa ultraconservadora que desde hace más de sesenta años viene ganando espacio en la estructura de poder estadounidense a partir de los “desayunos de oración”. Sin embargo, sus escenas parecen ser un pálido reflejo de la gravitación adquirida en los dos últimos años por “Capitol Ministries”, una organización consagrada a los estudios de la Biblia, fundada en 1996 por el pastor Ralph Drollinger, focalizada en la realización de encuentros semanales en Washington con miembros del Senado y de la Cámara de Representantes y también en 43 de las 50 legislaturas estaduales de los Estados Unidos.

El objetivo de Capitol Ministries es “crear discípulos de Jesucristo en la arena política por todo el mundo”.

La iniciativa ingresó al radar de la política mundial en 2017, cuando el pastor Drollinger creó el primer grupo dedicado a los estudios bíblicos integrado únicamente por funcionarios del gobierno, al que asisten once de los dieciséis miembros del gabinete de Trump, entre ellos el vicepresidente Mike Pence y el Secretario de Estado Mike Pompeo.

Brian Hansen, director internacional de Capitol Ministries, niega que la organización pretenda influir en las decisiones políticas de sus miembros. Su misión sería profundizar el conocimiento de los valores morales que deben guiar sus conductas.

Según Drollinger “sin esa orientación, es mucho más difícil llegar a políticas públicas que satisfagan a Dios y sean beneficiosas al progreso de la Nación”.

Penetración en Centroamérica

La prédica de Drollinger calza empero a la perfección con las políticas de Trump. Y, de hecho, utiliza argumentos religiosos para justificar cada una de sus medidas.

Mientras la Casa Blanca anunciaba el retiro de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, el pastor publicó un “estudio bíblico” en el que rechazaba que el hombre pudiera impactar decisivamente en el medio ambiente: “­Todos deben estar seguros sobre la habilidad y voluntad de Él de sustentar el ecosistema de nuestro mundo! ­Qué verdades gloriosas Dios nos dio! Son una bofetada a los teóricos de moda sobre el calentamiento global!”.

Cuando el mandatario estadounidense era cuestionado por su insistencia en construir un muro en la frontera con México para evitar la entrada de inmigrantes y refugiados, Drollinger proclamó que “se desprende del Génesis 11 que las naciones, por los designios de Dios, deben tener diferentes lenguas, culturas y fronteras” y que “las leyes migratorias de cada nación deben estar basadas en la Biblia y ser estrictamente aplicadas, con la absoluta confianza de que Dios aprueba tales acciones”.

Con el abierto patrocinio de Pence y Pompeo, Capitol Ministries viene extendiendo sus actividades a varios países centroamericanos y estableció lazos directos con tres presidentes de la región: Jimmy Morales en Guatemala (primer país latinoamericano cuya población ha virado mayoritariamente desde la fe católica a las confesiones evangélicas), Juan Orlando Hernández en Honduras y hasta el cuestionado Daniel Ortega en Nicaragua.

En un reciente viaje a Washington, Hernández se reunió con cinco influyentes líderes evangélicos que forman parte de la Oficina de la Fe y la Oportunidad de la Casa Blanca (OFBC), creada en mayo pasado por un decreto de Trump, quienes persuadieron al mandatario hondureño de la necesidad de trasladar a Jerusalén la embajada de su país en Israel, tal cual habían anunciado sucesivamente los presidentes Trump y Bolsonaro.

Fiel a los principios defendidos por la corriente evangélica conservadora, el organizador del encuentro del mandatario hondureño y los líderes evangélicos, Mario Bramnick, sostuvo: “La Biblia dice que el que bendiga a Israel será bendecido y el que maldiga a Israel será maldecido, y nosotros leemos la Biblia literalmente. La Biblia dice que Jerusalén es la capital de eterna de Israel y que Dios le dio esa tierra a Abraham, Isaac y Jacob”.

Ahora, Brasil

Pero el salto cualitativo más importante para la expansión regional de Capitol Ministries es su flamante instalación en Brasil.

Raúl José Ferreira Jr, pastor de la Iglesia Bautista y uno de los responsables de conducir los estudios bíblicos en el Senado y la Cámara de Diputados del país sudamericano, enfatiza que “nuestro objetivo es reconstruir la nación a partir de valores cristianos que son forjados a través del estudio de la Palabra”.

Esa prédica encontrará terreno fértil para su desarrollo. El Frente Parlamentario Evangélico (FPE), popularmente conocido como la “bancada de la Biblia” e integrado por más de un centenar de diputados y senadores pertenecientes a distintos partidos pero mayoritariamente de centro-derecha, es una de las principales apoyaturas legislativas del presidente Jair

 

Bolsonaro, cuyo triunfo en las elecciones de 2018 estuvo cimentado en una vigorosa movilización de las iglesias evangélicas.

Giovaldo Freitas, otro pastor bautista enrolado en la iniciativa, aclara que su trabajo se diferencia de la acción del FPE: “Nuestro objetivo allá adentro no son los evangélicos. Los estudios bíblicos son para quien no tiene una relación con la iglesia, con Dios. Es de evangelización, caminar juntos, orar. Ahí, si por ventura algunos reconocen a Cristo como su Señor y Salvador, ellos podrán a ser parte del FPE”.

Pero los objetivos de Capital Ministries en Brasil son mucho más ambiciosos.

Ferreira puntualiza que, “nuestra idea es llegar al nivel de la presidencia de la República y ministros, primer escalón. Nosotros tenemos un slogan que es ‘first the firsts’, o sea primero los primeros. A través de esas personas de mayor relevancia nosotros podemos cambiar el destino de nuestra nación”.

Más allá de su significado religioso, no conviene subestimar de ninguna manera las implicancias políticas de esta “comunidad espiritual”. Por primera vez en la historia, un general brasileño ha sido designado subjefe del Comando Sur de las Fuerzas Armadas estadounidenses.

Brasil acaba de conceder la base de Alcántara, en el estado norteño de Maranhao, para su empleo de un centro de lanzamiento espacial de Estados Unidos. Washington ofreció públicamente a Brasilia abrir las negociaciones para un tratado bilateral de comercio entre Brasil y Estados Unidos, una alternativa que en los hechos supondría la desaparición del Mercosur.

Los gestos de reciprocidad alcanzan niveles nunca vistos en las relaciones bilaterales entre ambos países. Trump manifestó su beneplácito por la posible designación de Eduardo Bolsonaro, hijo del primer mandatario, como embajador brasileño en Washington e insinuó la alternativa de elegir a su hijo como representante estadounidense en Brasilia. Ambos mandatarios parecen querer forjar una diarquía política en el Cono Sur, capaz de inclinar en su beneficio el escenario regional. ¡Teléfono para la Argentina!

Dejar una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>