Pandemia y eclipse de la grieta: el enemigo está en otro lado